CAUTIVADOS POR LA NATURALEZA

            En armonía con nuestra tierra

Nos sentimos cautivados por la tierra, sus raíces, su fuerza y energía... Admiramos su infinita sabiduría, respetando sus tiempos y aprendiendo de sus ritmos y ciclos vitales. Así, nuestra máxima ambición es vivir en armonía con la naturaleza, protegiéndola, cuidándola y mimándola, para conservar su futuro.

Más
Cerrar

EL VALOR DE SABER ESPERAR LA EXCELENCIA

En armonía con nuestra tierra


Desde su ubicación en la ribera del Duero, una zona de interés comunitario para la Unión Europea, la gestión de la finca se realiza desde un prisma de absoluto respeto por el medio ambiente y el entorno. Se plantean una serie de objetivos a conseguir que van desde el aumento del sistema natural y de los diferentes hábitats de la finca hasta un sistema de defensa contra los incendios forestales; pasando por una gestión de la viña adaptada al entorno edafoclimático de la misma o la plantación de masas forestales de robles y alcornoques.

 

En lo que se refiere al área de viticultura cabe destacar la fertilización absolutamente orgánica del terreno, la ausencia de tratamientos herbicidas y la lucha racional contra plagas y enfermedades en base a técnicas de lucha biológica.

 

En cuanto a las instalaciones y procesos enotécnicos, las construcciones cumplen escrupulosamente con las más rigurosas normativas internacionales en materia medioambiental (ISO 14001) y de esta forma hay separación entre los residuos de aguas fecales y los procedentes de las diferentes tareas de limpieza y desinfección, no entrando nunca en contacto unos con otros con el fin de evitar posibles contaminaciones.

 

Igualmente, todos los residuos sólidos procedentes de los plásticos en que vienen envueltas las diferentes materias primas utilizadas (barricas, botellas, productos fitosanitarios...), o de papel (cajas de embalaje) son compactados y depositados en un "punto limpio" habilitado para contener estos residuos hasta que son recogidos por empresas especializadas en su tratamiento.

 

Como detalle, todo el desperdicio de madera sobrante en la fabricación de las barricas, es sometido a un proceso de compactación del que saldrán briquetas aprovechables para arder en chimeneas domésticas. Asimismo la leña resultante de la poda del viñedo en invierno, es recogida por una máquina que la transforma en pacas de sarmientos que acabarán como brasa para chuletillas en los numerosos asadores de la zona.