EL MEJOR VINO SIEMPRE ESTÁ POR HACER

     La recompensa de dar lo mejor de uno mismo

Nos guía nuestro afán de superación. Por eso alimentamos incansablemente nuestro conocimiento a través de la investigación, el aprendizaje y la experiencia. Esta actitud de mejora continua es posible gracias a la paciencia y la templanza, a la profesionalidad y meticulosidad con las que desde Vega Sicilia afrontamos cada reto.

Más
Cerrar

EL MEJOR VINO SIEMPRE ESTÁ POR HACER

La recompensa de dar lo mejor de uno mismo


El rigor y exigencia que mantenemos presentes a la hora de realizar cualquier trabajo tienen como recompensa la obtención de grandes vinos en cualquiera de las zonas en las que se elaboran. Por otro lado la búsqueda de la excelencia en todo lo que se hace  supone tomar decisiones que pueden ser muy costosas para la empresa.


Uno de los ejemplos más claros es la ausencia de Único en aquellas añadas en las que la calidad no está a la altura de los que se espera de la marca. Así, en el 2001 una helada de primavera en el mes de mayo arrasó la viña y aunque posteriormente el ciclo vegetativo de la uva se llevó a buen término y los parámetros de entrada en bodega fueron realmente buenos, se hizo en un período de tiempo muy inferior al normal. Por ello se decidió no elaborar en previsión de que dentro de 30 años el vino de esta añada no esté a la altura de las circunstancias.
Otro de los ejemplos significativos que muestran esta filosofía a nivel de viña es el hecho de esperar un mínimo de diez años para utilizar la uva de las plantas en producción. Este tiempo hace que la planta se forme correctamente y ofrezca uvas de gran calidad, indispensables para elaborar estos vinos.


Buscar la excelencia en todo lo que se hace es una tarea larga e infinita, perfectamente resumida en la frase "El mejor vino siempre está por hacer" que suena en cualquiera de las bodegas del grupo.