Cerrar
  • 912

    Se realiza la repoblación de la cuenca del Duero. Algunos colonos llegan a la zona e implantan una Iglesia en honor a Santa Cecilia frente a la localidad de Valbuena de Duero, dentro del Alfoz de Peñafiel.

  • 1477

    La finca junto con su núcleo de población fue disputada entre Peñafiel y el Monasterio de Valbuena durante más de tres siglos. Es en este año de 1477 cuando se alcanza  un acuerdo entre los monjes y el concejo. Este último poseería la jurisdicción y el suelo (siembra de cereales), y los monjes dispondrían del vuelo (leña, caza y pastoreo).

  • 1577

    En 1577 aparece, por primera vez, el nombre Vega de Sicilia para referirse a la finca.

  • 1864

    Eloy Lecanda inicia la actividad vitivinícola profesionalizada en la bodega tras la adquisición de la finca 12 años antes por parte de su padre, Toribio, al Marqués de Valbuena.

  • 1882

    Se terminan las instalaciones de elaboración, que hoy día son oficinas y naves de crianza. Eloy Lecanda recibe numerosos premios por los vinos elaborados en Vega Sicilia.

  • 1888

    Debido a la escasa capacidad de  Eloy como comerciante y administrador su economía se resiente y la propiedad pasa a manos de Pascual Herrero Bux quien la tendría durante menos de 10 años.

  • 1897

    La propiedad es adjudicada en subasta a Antonio Herrero Vázquez, quien no tenía parentesco con el anterior dueño. A los pocos años la heredarían tres de sus ocho hijos (Luis, Félix e Ignacio) y posteriormente pasaría a manos de los hijos de Félix. Tres generaciones muy prósperas para el desarrollo de la finca, la bodega y los vinos.

  • 1907

    Cosme Palacio, riojano arrendatario de la finca y bodega con los Herrero, trae a Txomin Garramiola para hacerse cargo de la elaboración de los vinos. Éstos servirían para paliar los daños producidos por la filoxera en la Rioja.

  • 1950

    La empresa de semillas Prodes  compra la finca a la familia Herrero. En esta etapa se crea la sociedad Bodegas Vega Sicilia S.A. y aparece otra de las figuras más relevantes de la historia de la bodega, Jesús Anadón.

  • 1965

    La finca pasa a manos de Hans Neuman, venezolano de familia judeo-checa y afincado en Venezuela que, tras haber probado los vinos en Nueva York, decide comprar la bodega.

  • 1982

    La familia Álvarez adquiere la bodega a los Neumann y comienza uno de los períodos de mayor prosperidad de la empresa en toda su historia.

  • 2014

    Coincidiendo con el 150 aniversario, se terminan las actualizaciones más relevantes para viña y bodega. 

El oremus del vino


"Tokaj, vino de reyes y rey de los vinos" así lo describió Luis XIV al probarlo y el mito de los Tokaj no ha hecho más que crecer en sus más de cuatrocientos años de historia; pero no sería hasta el año 1630 cuando se habló, por primera vez, de la grandeza del viñedo de Oremus; a día de hoy, el de mayor reconocimiento universal.

Más
Cerrar

El oremus del vino


La zona del Tokaj, Tokaj-Hegyalja se ubica en una cadena montañosa que ocupa la parte noreste de Hungría. La localidad de Tolcsva y Bodegas Oremus están situadas en el centro geográfico de dicha región.

 

En 2002 el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO reconoció las condiciones vinícolas excepcionales de la región de Tokaj, su secular capacidad de fomentar la cultura y su valor, concediéndole el título de patrimonio mundial.

 

En 1993, tan sólo tres años después de la caída del comunismo, la familia Alvarez llegó a Hungría y fundó Tokaj-Oremus Viñedos y Bodegas. Las actividades de la propiedad se centran en Tolcsva, donde - conectado al laberinto de bodegas subterráneas existentes desde el siglo XIII - en 1999 se construyó una moderna bodega de vinificación.

 

La familia Álvarez dedicó mucha atención al estudio minucioso y respetuoso de este vino para conocer su proceso de elaboración y su historia. También se esforzó por conservar, en lo posible, la tradición cuando dirigió las obras de la construcción de la nueva bodega.

 

Para la gestión del nuevo proyecto, que giraba en torno a  uno de los viñedos mejor situados y más simbólicos de la región, reclutó un equipo profesional devoto, que conocía muy bien el terreno, y buscó a un enólogo de la zona experimentado y enteramente dedicado para situarlo al frente de ese colectivo.